Lo qué creemos

Acerca de las Escrituras

Creemos que las Sagradas Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento fueron verbalmente inspiradas por Dios, son la autoridad absoluta de nuestra vida y nuestra fe, inerrantes, infalibles. (2 Timoteo 3:16, 17; 2 Pedro 1:20, 21; Mateo 5:18; Juan 16:12, 13).

Acerca de las Persona de Dios

Creemos en la Trinidad, Dios eterno en tres personas – Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo – las tres personas eternas, con la misma naturaleza, igualmente poderosos y merecedores de la Gloria, con los mismos atributos y perfección. (Deuteronomio 6:4; 2 Corintios 13:14).

Acerca de la Salvción

Creemos que la Salvación es el regalo de Dios al hombre por gracia, y es recibido por la fe personal en el Señor Jesucristo, quien derramó su sangre preciosa en el Calvario para el perdón de nuestros pecados (Efesios 2:8-10; Juan 1:12; Efesios 1:7; 1 Pedro 1:18-19).

Acerca del Pecado del Mundo

Creemos que el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, pero en Adán la raza humana cayó, heredó una naturaleza pecaminosa y fue separada de Dios; el hombre es pecador y por sí mismo no puede resolver su condición de separación de Dios y está totalmente perdido (Génesis 1:26, 27; Romanos 3:22, 23, 5:12; Efesios 2:1-3, 12).

Acerca de la Seguridad de Salvación 

Creemos que todos los que han sido redimidos, una vez salvos, son guardados por el poder de Dios y están seguros en Cristo por siempre (Juan 6:37- 40, 10:27-30; Romanos 8:1, 38, 39; 1 Corintios 1:4-8; 1 Pedro 1:5)

Creemos que es el deber de los creyente regocijarse en la seguridad de su salvación en el testimonio de la palabra de Dios, que claramente prohíbe el uso de la libertad en Cristo como ocasión para dar lugar a la carne (Romanos 13:13, 14; Gálatas 5:13; Tito 2:11-15).

Acerca de la Persona y Obra del Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo es la persona de la Trinidad que convence al mundo de justicia, pecado y juicio; Él es el Agente Supernatural en la regeneración, bautizando a los creyentes en el cuerpo de Cristo, morando en ellos y sellándolos hasta el día de la Redención (Juan 16:8-11;2 Corintios 3:6; 1 Corintios 12:12-14; Romanos 8:9; Efesios 5:18).

Acerca de la Persona y Obra de Cristo

Creemos que el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios por la eternidad, se hizo hombre, sin dejar de ser Dios, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo, y nació de la virgen María para así revelar a Dios y redimir al hombre. (Juan 1:1-2,14; Lucas 1:35)

Creemos que el Señor Jesucristo logró nuestra redención a través de su muerte en la cruz como un sacrificio representativo, vicario y sustituto, y así nuestra justificación es segura al resucitar literal y físicamente de los muertos (Romanos 3:24; 1 Pedro 2:24; Efesios 1:7; 1 Pedro 1:3-5)

Creemos que el Señor Jesucristo ascendió al cielo y ahora es exaltado a la diestra de Dios, donde es nuestro Sumo Sacerdote, ejerciendo un ministerio como Representante, Intercesor y Abogado (Hechos 1:9, 10; Hebreos 7:25; Hebreos 9:24; Romanos 8:34; 1 Juan 2:1-2) Creemos que Jesús volverá para juzgar a los vivos y los muertos (1 Pedro 4:5; Romanos 14:9; 2 Timoteo 4:1).

El Ministerio y los Dones Espirituales

Creemos que Dios es soberano al repartir los dones. Es, sin embargo, la responsabilidad del creyente desarrollar esos dones que soberanamente Dios le ha dado. El bautismo del Espíritu Santo ocurre en la conversión y es la obra del Espíritu de colocar al creyente en el Cuerpo de Cristo. Creemos también que ningún don es esencial, o prueba de la presencia del Espíritu Santo, ni evidencia de una madurez espiritual superior (1 Corintios 12:7, 11, 13; Efesios 4:7-8)

Creemos que Dios oye y responde a la oración de fe por los enfermos o afligidos, de acuerdo a Su voluntad (Juan 15:7; 1 Juan 5:14- 15) Creemos que es el privilegio y responsabilidad de cada creyente ministrar de acuerdo a sus dones y talentos que la gracia de Dios le ha otorgado (Romanos 12:1-8; 1 Corintios 13; 1 Pedro 4:10-11)

Acerca de la Iglesia

Creemos que la Iglesia, que es el Cuerpo y esposa de Cristo, es un organismo espiritual integrado por todas las personas que han nacido de nuevo en Cristo (Efesios 1:22, 23: 5:25-27; 1 Corintios 12:12-14; 2 Corintios 11:2).

Creemos que el establecimiento de Iglesias Locales es claramente enseñado y definido en el Nuevo Testamento (hechos 14:27, 18:22, 20:17; 1 Timoteo 3:1-3; Tito 1:5-11). Creemos en la autonomía de las Iglesias locales, libres de alguna autoridad externa o control (Hechos 13:1-4, 15:19-31, 20:28; Romanos 16:1, 4; 1 Corintios 3:9, 16; 1 Corintios 5:4-7, 13; 1 Pedro 5:1-4).

Reconocemos que el bautismo del creyente y la Cena del Señor son ordenanzas bíblicas de testimonio para la Iglesia (Mateo 28:19, 20; Hechos 2:41, 42, 18:8; 1 Corintios 11:23-26)

DIRECCIÓN

Miguel Hidalgo #62 El Pueblito, Qro.

 

HORARIOS

Domingo:

10:00 am

12:00 pm